El  lenguaje corporal es un aspecto clave en el proceso comunicativo a la hora de persuadir, cautivar o simplemente responder las preguntas para una entrevista de trabajo. Los expertos afirman que apenas un 7 % de la comunicación en una entrevista de trabajo es verbal. Teniendo en cuenta que el 93 % restante lo conforma la comunicación no verbal, ¿qué aspectos son los más importantes en la comunicación no verbal para detectar al candidato ideal a la hora de realizar una entrevista de trabajo?

Aspectos de la comunicación no verbal en una entrevista de trabajo

En la mayoría de portales de búsqueda de empleo dividen la comunicación no verbal en los siguientes aspectos:

  • Indumentario y ropa; puede ser formal o informal. Dentro de este factor también entran las marcas de ropa, el uso de gafas y complementos. Una persona que acuda a una entrevista vestida de forma discreta y presentable denota sentido común y prudencia. Los reclutadores y el personal de RRHH valoran positivamente que un candidato tenga estilo  propio (no sólo a la hora de vestir y hablar) ya que es un aspecto que delata confianza y carácter.
  • Aspecto físico: este apartado incluye los rasgos físicos como el pelo, la altura, el color de ojos, la cara, el rostro. Muchos candidatos usan esta arma para romper el hielo a la hora de responder las preguntas para una entrevista. Sin embargo, un reclutador debe ser capaz de ver más allá del aspecto y detectar cuáles son las verdaderas cualidades e intenciones del entrevistado. Por ejemplo, una sonrisa inicial se puede convertir en frustración a medida que se hacen ciertas preguntas en la entrevista de trabajo. Por tanto, la persona que al principio parecía optimista y confiada, finalmente, resulta ser negativa y desconfiada.
  • El tercer factor incluye el lenguaje gestual y corporal, en definitiva, todos los movimientos y posturas que hace nuestro cuerpo. La mirada es un aspecto importante en este aspecto ya que complementa la información verbal. El entrevistador debe ser quien marque los turnos de palabra y las preguntas en una entrevista de trabajo. Si al interactuar con el entrevistador el candidato no presta atención, se pierde o se corta, es conveniente hacer una pequeña pausa para que el trabajador pueda corroborar o matizar cualquier detalle de la conversación.

Si el lenguaje corporal es el adecuado el entrevistador debe darse cuenta y convencer al entrevistado de que va por buen camino pidiéndole referencias o que hable de su experiencia. También es buena idea transmitir al candidato los  requisitos necesarios para el perfil que nuestra compañía está buscando y que se ha publicado en los portales de búsqueda de empleo.

¿Cuáles son las pautas para que un reclutador prepare una entrevista de trabajo?

Es importante cuidar la imagen de que tenemos todo bajo control y que es el reclutador el que lleva el peso de la conversación. Por ejemplo, iniciar el diálogo, dar la mano al entrevistado, indicarle dónde debe sentarse, preguntarle su experiencia laboral y despedirse son algunas formas de decirle que nosotros estamos al mando.

Para conseguir todo lo anterior es conveniente ser neutro pero abierto para dar una imagen de respeto y profesionalidad. Los gestos, las expresiones y el tono de voz del  discurso del candidato nos pueden dar una idea del perfil que buscamos. El entrevistado debe intentar convencer que es el trabajador ideal, por ello, hay que prestar especial atención a aquellos candidatos que transmiten verdadero interés por el puesto.

Además, es una buena idea tener una visión completa del entrevistado, para ello le concederemos unos minutos en mitad de la entrevista de trabajo para que nos explique su vida laboral. Es en ese momento donde se pueden detectar ciertas características de un candidato. Por ejemplo, si habla mucho puede denotar nervios y que no ha preparado la entrevista de trabajo, si cita su vida laboral sin orden ni detalle puede significar que es poco organizado.

Por otro lado, si está mal afeitado, su calzado no es el adecuado, si no ha investigado a la compañía y viste de forma diferente a los valores de la organización, o si esconde las manos o no da la mano con firmeza y seguridad los candidatos pierden muchos puntos.

Por último, hay que ser honestos y sinceros en nuestras intenciones. Es imprescindible resolver las dudas de los candidatos, hay que tener en cuenta que el candidato está buscando trabajo y puede estar nervioso. El candidato bien sea por nervios o por las prisas no pregunta todo lo que necesita saber.  Por tanto, es conveniente darle tiempo al final de la entrevista de trabajo para que pregunte todo lo que necesite, de esta forma, se da la imagen de ser una empresa cercana y responsable.

Si te has quedado con ganas de saber más acerca de la comunicación no verbal en una entrevista de trabajo, en Ignaciosantiago.com encontrarás información interesante.