La entrevista de trabajo grupal es el proceso habitual de buscar candidatos de directivos y altos cargos en las empresas y establecer cuál es el idóneo, pero que cada día se extiende más a la selección de personal de otros puestos, debido a la importancia del trabajo colaborativo, el liderazgo y lo que se ha venido en denominar, gestión del talento.

En las técnicas de selección de personal, este tipo de proceso viene precedido de un filtro anterior, mediante una entrevista de trabajo convencional, y suele ser anterior a la definitiva, que elegirá entre dos o tres candidatos y que suele ser llevada a cabo por máximos responsables dentro de la empresa.

En este proceso, lo más habitual es que el seleccionador reúna un grupo de candidatos en torno a una mesa común y proponga un tema a debatir, un problema a resolver o una cuestión de discusión genérica y donde los candidatos han de conversar, argumentar, preguntar y hacer propuestas en torno al mismo.

Objetivos de la entrevista de trabajo grupal

Se trata de descubrir aquellas cosas que el currículo y la entrevista personal pueden no sacar a la luz y que una dinámica como la entrevista de trabajo grupal, menos previsible, hace aflorar de forma espontánea, permitiendo al observador o entrevistador evaluar las debilidades y fortalezas que van haciéndose visibles en cada candidato sobre tres grandes áreas principales:

  • La personalidad
  • La predisposición a la integración y el trabajo en equipo
  • La capacidad de liderazgo

Cómo realizar la entrevista de trabajo grupal

  • La misión inicial del seleccionador será la de establecer claramente las pautas que deben regir la dinámica, orientadas a crear un clima de respeto donde no se empleen las alusiones personales y dejando claro que todas las intervenciones son relevantes.
  • En segundo lugar, deberá generar la confianza suficiente dentro del grupo para que se inicie la participación en la práctica propuesta.
  • En un tercer término, el entrevistador debe liderar el proceso de debate, interviniendo lo mínimo posible, pero siempre atento a conducir el ambiente hacia una situación normal y relajada, con el fin de que los candidatos actúen del modo más natural posible y facilitar la selección de personal.
  • Deberá también coordinar o moderar los tiempos y turnos, dando paso a los intervinientes de la forma más ecuánime posible, poniendo fin a las preguntas ya agotadas e introduciendo las siguientes.
  • Es evidente que, durante todo este proceso, de la entrevista de trabajo grupal, el seleccionador debe observar y tomar notas de aquellos aspectos que se van detectando, por lo que es siempre frecuente y conveniente que este proceso se lleve a cabo por varias personas que pueden estar cualificadas en diferentes áreas o donde haya un entrevistador responsable y algún auxiliar. En este sentido, se apunta, en algunos casos, la posibilidad de grabar en vídeo la sesión, que no debe durar más de cuarenta o sesenta minutos, sin embargo, este recurso presenta el inconveniente de que, legalmente, no se puede hacer sin el consentimiento de los participantes y, si estos saben que se está grabando, supondrá un importante condicionante en su conducta.

Para concluir, es de suma importancia entender que las respuestas del debate no son el aspecto relevante de la entrevista de trabajo grupal. No analizamos la respuesta más adecuada o correcta, sino las cualidades conductuales de los distintos candidatos y, en todo caso, la capacidad y habilidad de los mismos, no para llegar a lo evidente, sino para descubrir lo que no es obvio.

Si quieres saber más sobre dinámicas de grupo, en alumni.deusto.es, podrás encontrar más información.