Hablar de reclutadores de personal supone hablar de aquellas personas que se encargan de captar y seleccionar el equipo humano para la empresa.

Hoy en día, las técnicas de selección de personal han cambiado profundamente y esto ha provocado que las cualidades imprescindibles para un buen reclutador de personal hayan variado en la misma medida.

Si hace solo unos años los canales de reclutamiento de personal eran preferentemente los anuncios en los periódicos y similares, las redes sociales son hoy punto de referencia prioritario para las labores de captación de talentos.

Técnicas de selección de personal: cualidades

Para poder llegar con éxito a un proceso de selección de personal el reclutador ha de unir a las cualidades tradicionales aquellas que nos imponen hoy las nuevas tecnologías de la comunicación.

  • Conocimiento profesional de recursos humanos: La especialización en esta área es imprescindible, teniendo que contar con formación específica y experiencia en la gestión de recursos humanos y selección de personal.
  • Experiencia en Community management, redes sociales y blogs: Hoy, el acceso más importante a los mejores candidatos lo tenemos en las redes sociales. Es en ellas donde podemos estudiar los perfiles y formas de desenvolverse de aquellos profesionales que necesitamos para nuestra empresa.
  • Capacidad de análisis y estudio: esta es una técnica de selección de personal imprescindible. Toda esta información que está a nuestra disposición ha de ser analizada y cribada exhaustivamente con el fin de establecer los filtros que nos lleven a los mejores candidatos y con la información más fiable sobre los mismos.
  • Proactividad: Su trabajo requiere un constante estudio y observación de las necesidades, sin esperar a que se las plantee, habrá de detectarlas y proponer las soluciones.
  • Metódico y planificador, pero con capacidad de adaptación: Su trabajo requiere unas rutinas constantes que han de plantear una agenda perfectamente planificada. Sin embargo, ha de saber adaptarse y ajustarse a las agendas de los demás ya que sus desempeños presentan dependencias directas de otros.
  • Gran capacidad de relacionarse socialmente: Mantener vivas las relaciones con candidatos, estrechar lazos con los mismos e ir renovando su cartera de posibilidades en una labor continuada.
  • Facilidad para escuchar: Para la selección de personal ha de ser un gran observador del entorno y permanecer en una escucha activa, ya que, por un lado, ha de saber cuál es el perfil que mejor se ha puede integrar en el equipo humano existente y, por otro lado, ha de saber detectar aquellas cosas que pueden motivar a los diferentes candidatos.
  • Saber comunicar: El reclutador ha de saber transmitir los valores de la empresa y ha de saber hacerlo tanto en el cara a cara como por escrito, de forma directa, clara y convincente.
  • Hábil negociador: Tras todo este proceso de selección de personal y si se ha realizado bien, será fundamental saber poner en un perfecto acuerdo lo que puede ofrecer la empresa con aquello que demanda el candidato. Es aquí donde la habilidad comercial del reclutador ha de ponerse de manifiesto, habiendo detectado aquellos aspectos que pueden motivar y conducir al candidato a flexibilizar sus posturas y pretensiones y, así mismo, ajustar, dentro de los límites del margen de maniobra de la empresa, la oferta para hacerla los suficientemente atractiva.

Siguiendo estas técnicas de selección de personal, ¡solo falta empezar a reclutar el personal que necesites para tu empresa!

Si quieres saber otras cualidades que están relacionadas con un buen reclutador, en Euribor – Empleo, las encontrarás.