Hace apenas un par de meses, en agosto, publicábamos un artículo en nuestro blog que hablaba de los millennials, las dificultades de reclutamiento de los mismos y sus ciertos problemas de integración por mantener una idea sobre el trabajo y la vida bastante diferente a la convencional.

Sin embargo, esta idea, que en los millennials es llevada a unos ciertos extremos, hace tiempo que se ha asentado en nuestra sociedad y hoy, el trabajador no busca solo unos criterios de salario y puramente económicos, sino que busca la conciliación con una vida familiar y personal.

Pero también busca otras cosas dentro del propio trabajo que le hagan este más agradable. En definitiva, no se trata de estar seis, ocho o diez horas en una oficina o desempeñando una labor determinada, sino de hacerlo a gusto.

De esta forma, lo que se venían conociendo como incentivos no económicos o intangibles y que a menudo quedaban en un segundo plano, se han convertido hoy en un paquete imprescindible para atraer y fidelizar el talento.

¿Qué es el salario emocional?

El salario emocional es todo el conjunto o paquete de beneficios, no directamente económicos o monetarios, que la empresa ofrece como añadido al sueldo a sus empleados.

El conjunto de la oferta puede ser de lo más variado e incluir, desde seguros médicos de carácter privado, a fondos de pensiones, guarderías o el simple beneficio de salir antes los viernes.

En definitiva, todo aquello que le hace sentir al trabajador cómodo, productivo, valorado y con una estabilidad y que habría muchas cosas que perdería con un cambio por criterios puramente económicos, en el caso de la fidelización, o que, por el contrario, habría muchas cosas a ganar en caso de decidirse por entrar en nuestra empresa, en el caso del reclutamiento.

¿Cómo funciona el salario emocional?

Las nuevas generaciones han aprendido a valorar en sus vidas muchos otros aspectos que van más allá de lo económico. Su tiempo de ocio, el tiempo para dedicarle a la familia y a los hijos, sentirse a gusto en el trabajo que desempeña…

Al mismo tiempo, las empresas han aprendido a no basar la productividad en el número de horas, sino en la motivación del trabajador y del equipo.

De esta forma, se produce una interacción perfecta entre lo que la empresa desea, que es la productividad y estabilidad de su equipo, y lo que el trabajador necesita que es motivación emocional y todo ello articulado en torno a una serie de beneficios a menudo intangibles, pero de vital importancia para el estilo de vida que desea el trabajador.

Algunos elementos básicos del salario emocional

Aunque los incentivos que pueden componer este paquete pueden ser de lo más variado y originales, hay algunos elementos fundamentales que suelen formar parte del paquete de forma ineludible.

  1. Posibilidad de evolución dentro de la propia empresa

Ponemos este elemento en primer lugar por su trascendencia. El trabajador que buscamos en nuestro reclutamiento de personal quiere una estabilidad, no le gustan los cambios y quiere desarrollar su carrera profesional dentro de la misma empresa, aprovechar las oportunidades y saber que estas están al alcance de su mano.

Un buen plan de promoción interna, sujeto a un criterio lo más objetivo posible, será fundamental para el reclutamiento y posterior fidelización del talento en nuestra empresa.

  1. Favorecer el desarrollo personal y profesional

Íntimamente relacionado con el punto anterior, la empresa ha de favorecer la formación interna de sus trabajadores, su constante aprendizaje y evolución con cursos y seminarios internos y políticas de apoyo a la formación, subvenciones de estudios, becas y publicaciones.

  1. Conciliación con la vida familiar y personal

Estamos aquí ante uno de los elementos más valorados por los trabajadores y que puede ser implementado a través de infinidad de medidas:

  • Horarios de entrada y salida flexibles.
  • Vacaciones extra.
  • Días para asuntos propios.
  • Posibilidad de teletrabajo.
  • Jornada reducida.
  • Jornadas intensivas en verano.
  • Fin de jornada anticipado los viernes.
  • Día de cumpleaños libre.
  1. Buen ambiente y espacio de trabajo

El clima laboral es de suma importancia. Contar con espacios de relajación y convivencia en la empresa que fomenten la interactuación profesional y personal del equipo, actividades de convivencia y formación, el trabajo en equipo y un buen funcionamiento del liderazgo.

Pero el espacio, su distribución y decoración, son también de suma importancia, ya que el trabajador pasará una importante parte de su vida en un espacio y un entorno que ha de ser agradable, cómodo y funcional.

  1. Identificación del trabajador con los valores de la empresa

Hacer sentir al candidato o al trabajador que forma parte de algo, de un proyecto multidimensional con el que se puede indentificar plenamente, integrarse en él y participar en la toma de decisiones y en la evolución del mismo.

El Employer Branding: Cómo transmite la empresa la retribución emocional

De la misma forma en que creamos una marca para un público consumidor hemos de crear una marca y una reputación como empleador que refuerce y favorezca nuestros procesos de buscar candidatos.

Esto, que es lo que se denomina Employer Branding, supone convertir la empresa en un imán para el talento y se consigue, en gran medida, a través de saber trasladar la imagen y comunicar todos aquellos aspectos que transcienden la retribución puramente económica.

Sin embargo, el mejor vehículo de transmisión de esta imagen son los propios trabajadores y, para ello, el employer branding ha de basarse en una serie de premisas:

  • Ser veraz; es decir, apoyarse en los verdaderos valores de la empresa.
  • Propuestas perfectamente orientadas al talento que queremos captar.
  • Que sean tus propios trabajadores los que transmitan su fidelidad y situación dentro de la empresa, involucrándolos en el proyecto.
  • Utiliza las redes sociales como medio principal de transmisión de la marca.

Cada día, el equilibrio entre retribución económica y emocional es más ajustado. Estudiar a fondo las ventajas que podemos y debemos ofrecer, enfocadas al talento que queremos captar y retener en nuestra selección de personal es una tarea fundamental en toda empresa para convertirla en algo deseable por los mejores. Si quieres implementar y potenciar en tu empresa el salario emocional consulta estos 10 ejemplos de salario emocional en imf-formación.